Seguidores

viernes, 14 de julio de 2017

Presentación del congreso en la Fundación Fernando Rielo


Ascensión Escamilla, secretaria de la Fundación Fernando Rielo, y Antonio Barnés, Izara Batres y Francisco J. Palenzuela, comité científico del I Congreso "Dios en la literatura contemporánea" han presentado el congreso en la sede de la Fundación, en la calle Hermosilla 5 de Madrid, ayer 13 de julio.
Ascensión Escamilla leyó unas reflexiones de Juana Sánchez-Gey sobre los aforismos de Fernando Rielo, gran poeta místico y pensador polifacético; Antonio Barnés explicó la génesis del congreso, aduciendo algunas citas de Gadamer y de Octavio Paz sobre la presencia de Dios en la literatura contemporánea y trayendo algunas palabras de Bécquer, Rubén Darío, Antonio Machado, Gerardo Diego y Rosalía de Castro. Izara Batres citó a algunos poetas del XIX como Blake, Keats, Baudelaire o Leopardi para hablar de la sublimación del sufrimiento y Dios y leyó poemas propios, y Francisco Palenzuela, licenciado en Filología francesa y colaborador habitual de este blog,  adelantó algunas de sus ideas sobre Dios en El principito de Saint-Exupéry, tema que será objeto de su ponencia.
En el debate posterior algunos ponentes del congreso como Santiago Sevilla y Pablo Rodríguez-Osorio intervinieron para aportar algunas ideas sobre el tema.

El congreso se celebrará en Madrid en la Universidad Técnica Particular de Loja entre los días 19 y 21 de octubre de este año.

lunes, 10 de julio de 2017

Nueva sede de la mesa redonda: Calle Hermosilla 5, 3º, Madrid

La mesa redonda sobre Dios en la literatura contemporánea del próximo jueves 13 de julio de 2017 será a las 20 horas en la calle Hermosilla 5, 3º, Madrid, sede de la Fundación Fernando Rielo. Entrada libre hasta completar aforo.
Los ponentes son Antonio Barnés, Izara Batres, Francisco J. Palenzuela y Juana Sánchez-Gey.

sábado, 8 de julio de 2017

45 ponentes y comunicantes de 5 países sobre 45 autores. Mesa redonda el jueves 13 de julio en la Fundación Fernando Rielo (Hermosilla 5, 3º, Madrid)

Terminado el plazo de recepción de propuestas para el I Congreso “Dios en la literatura contemporánea” se han seleccionado 45 propuestas (26 ponencias y 19 comunicaciones) que abordan en su conjunto estudios sobre 45 autores diferentes. Las 45 personas proceden de 20 universidades distintas y de otros centros educativos y de investigación. 
El comité organizador tratará de dar cabida a todas estas intervenciones, si bien tendrá que ampliarse el congreso un día más, y extenderse a la mañana del sábado 21 de octubre. No obstante aún no está confeccionado el programa definitivo, y no se garantiza que todas las propuestas puedan presentarse.
Esta semana, además, tendrá lugar una mesa redonda sobre el congreso y su tema en la Fundación Fernando Rielo (Hermosilla 5, 3º, Madrid). La mesa redonda será a las 20 horas del jueves 13 de julio. Tras la intervención de los ponentes (Antonio Barnés, Izara Batres, Francisco J. Palenzuela y Juana Sánchez-Gey) habrá un amplio espacio para el diálogo y las intervenciones de los asistentes.
La lista de los 48 autores que ponentes y comunicantes han propuesto analizar es la siguiente:
Borges, Fernando Rielo, Gerardo Diego, Joseph Brodshy, Chesterton, Joan Perucho, Egeria, Jorge Guillén, Alda Merini, Roy Campbell, Juan Antonio Villacañas, Carmen Laforet, Emily Dikinson, Philip K. Dick, Pedro Antonio de Alarcón, José Luis Appleyard, Jean-Paul Sartre, Antonio Machado, Luis Alberto de Cuenca, Dostoevsky, Alan Moore, Philip Pullman, Isabel Díez, Antoine de Saint-Exupéry, Pablo Rodríguez-Osorio, Unamuno, Xosé María Álvarez Cáccamo, García Lorca, Flannery O’Connor, Joaquín Calvo Sotelo, John Ronald Reuel Tolkien, Claudio Rodríguez, Joaquín Antonio Peñalosa, Patrick Roth, Elena Fortún, García Morente, Paul Claudel, Amando Lázaro Ros, Sandro Bossio, Robert Hugh Benson, María de los Ángeles Argote Molina, Juan Ramón Jiménez, María Antonia García de León, José Jiménez Lozano, André Frossard.

   

miércoles, 28 de junio de 2017

Gadamer: "La Modernidad es la perpetuación de lo religioso"

Silvio Vietta: También percibo algo extraño en el arte moderno como en la filosofía moderna, algo que usted una vez le dijo a Heidegger: que era un buscador de Dios. Esto también se aplica en cierta medida a Nietzsche, a la Modernidad literaria, a Hölderlin, a los románticos, a Kafka. Me refiero a esa continuación en secreto de la teología, de la metafísica. ¿Ha sido acaso la Modernidad una fase de transición entre una época teológica y una posmodernidad totalmente secularizada?
Gadamer: No lo creo. No, realmente no lo creo. En general tiene usted razón en lo que concierne a la situación del arte. Ahí, naturalmente, ha sido determinante la tradición protestante y todo lo que se desarrolló a partir de ella. Yo lo percibí desde muy joven por medio de la música de Bach. 
Vietta: Pero en realidad esa presencia de restos teológicos también es extraña en la filosofía moderna y en la literatura moderna. ¿La Modernidad no fue entonces una época completamente secularizada?
Gadamer: No, seguro que no. Yo diría que es la perpetuación de lo religioso. Es algo que no se puede tocar. No es lo religioso que se expresa mediante conceptos, sino precisamente eso que a uno lo hace enmudecer.
[...]
Vietta: Ciertamente es extraño que nosotros en la Modernidad como época secularizada nos sigamos encontrando con tantas huellas de lo religioso en el arte. El arte moderno sigue siendo un lugar de la trascendencia, en donde lo religioso encuentra su sitio bajo la forma de una teología negativa.
Gadamer: Exacto. Ésa es una buena infinitud. 
Hans-Georg Gadamer. Hermenéutica de la Modernidad. Conversaciones con Silvio Vietta. Trotta, Madrid, 2004.



miércoles, 21 de junio de 2017

El congreso nace con vocación internacional

A fecha de 20 de junio de 2017 y diez días antes del cierre del plazo para propuestas de ponencias y comunicaciones, el I Congreso "Dios en la literatura contemporánea", patrocinado por la Fundación Fernando Rielo muestra una clara proyección internacional.
Por lo que respecta al Comité científico, hay que señalar que está compuesto por 43 personas de 26 instituciones diferentes (18 públicas y 8 privadas), pertenecientes a cuatro países distintos y a un total de 14 áreas de investigación. Los miembros de este comité están participando activamente en la promoción del congreso, como se ha visualizado en la primera mesa redonda informativa en la Asociación Zayas de Madrid.
El número de ponencias a la citada fecha es de 21; los ponentes pertenecen a tres nacionalidades y trabajan en universidades de tres países.
Pero la mayor internacionalidad se encuentra en los autores estudiados, pues son 20 de nueve nacionalidades distintas.
Ya, con pleno derecho, el congreso puede calificarse de internacional.



sábado, 17 de junio de 2017

Dos mesas redondas

El comité organizador del I Congreso “Dios en la literatura contemporánea”
le invita a participar en el Congreso (19-20 de octubre) y en otras actividades en torno a este foro, como son:

Mesa redonda en la Asociación Cultural Zayas el próximo martes 20 de junio a las 19 horas, donde participarán Antonio Barnés, Carmen González, Francisco J. Palenzuela, Ignacio Roldán y Angelo Valastro.

Mesa redonda en la Fundación Fernando Rielo (Calle Hermosilla 5, 3º, Madrid) el próximo jueves 13 de julio, donde participarán Antonio Barnés, Izara Batres, Francisco J. Palenzuela y Juana Sánchez-Gey.


lunes, 5 de junio de 2017

...mientras oraba a su dios tiburón para que la protegiera de los tiburones...

Autor: Jack London (San Francisco, 1876-Glen Ellen, 1916).


 
La casa de Mapuhi es un relato de Jack London incluido por Borges en su selección de libros titulada La Biblioteca de Babel. Mapuhi es un hombre pobre, bueno, pero poco espabilado.
Vive con su familia en una isla del Pacífico, y sueña con una casa. "Mapuhi encontró una perla. ¡Y qué perla!", escribe London. Pero "Mapuhi es un tonto y te la dará por poco dinero". Es estafado y se queda sin la perla. "Mapuhi se cruzó de brazos entristecido y se sentó con la cabeza gacha. Le habían robado su perla. En lugar de la casa, había pagado una deuda. No tenía nada que reemplazara a la perla". Su sueño y el de su familia de construirse una casa se desvanece.

Pero entonces, ocurre lo inesperado, un huracán enbravece el mar y el océano desola la isla. Aquí se produce el relato épico de la salvación de Nauri. "Mientras tanto, Nauri, separada de su familia por el huracán, había sido arrastrada lejos a una aventura solitaria. Aferrada a un tosco tablón que la lastimaba y se le clavaba en la carne, había sido arrojada lejos del atolón y llevada por el mar. Aquí, bajo los golpes de olas altas como montañas, había perdido el tablón. Era una anciana de casi sesenta años; pero había nacido en las Paumotus y en toda su vida no se había alejado del mar. Mientras nadaba en la oscuridad, sofocada, asfixiada, luchando por un poco de aire, un coco la había golpeado con violencia en un hombro. En un instante había formulado un plan y se había aferrado al coco. Durante la hora siguiente, había capturado siete cocos. Atados juntos, formaron una boya salvavidas que le había conservado la vida, aunque al mismo tiempo amenazaba convertirla en gelatina. Era una mujer gorda y se magullaba con facilidad; pero tenía experiencia en huracanes, y mientras oraba a su dios tiburón para que la protegiera de los tiburones, esperó que el viento cesara. Pero a las tres estaba en tal estado de aturdimiento que no se daba cuenta de nada. Tampoco se dio cuenta cuando a las seis se había instalado la calma chicha. Recién recobró la conciencia cuando las olas la arrojaron en la arena. Se abrió camino con las manos y los pies ensangrentados, en carne viva, y manoteó en el agua hasta que quedó lejos del alcance de las olas. ... Pero después de un rato se sentó lentamente y observó el cadáver con atención. Una ola desmesuradamente grande lo había arrojado lejos del alcance de las olas menores. Sí, tenía razón, ese pelo colorado sólo podía pertenecer a un hombre en las Paumotus. Era Levy, el judío alemán, el hombre que había comprado la perla y se la había llevado en el Hira. Bueno, una cosa resultaba evidente: el Hira se había perdido. El dios de los pescadores y de los ladrones había traicionado al comprador de la perla. Se arrastró hasta el muerto. Tenía la camisa arrancada y se le veía el cinturón de cuero con el dinero. Conteniendo la respiración, luchó para desprenderle la hebilla. Cedió más fácilmente de lo que había esperado, y se arrastró de prisa por la arena, llevando el cinturón tras de sí. Uno tras otro soltó los bolsillos del cinturón, y los encontró vacíos. ¿Dónde podía haberla puesto? La encontró en el último bolsillo, la primera y única perla que había comprado en el viaje. Se arrastró unos pocos metros, para huir de la pestilencia del cinturón y examinó la perla, era la que Mapuhi había encontrado, la que Toriki le había robado. La sopesó en la mano y la hizo rodar acariciadoramente en la palma.

No vio en ella ninguna belleza intrínseca. Lo que vio fue la casa que Mapuhi, Tefara y ella habían construido tan cuidadosamente en la imaginación. Cada vez que miraba la perla veía la casa con todos sus detalles, incluyendo el reloj octogonal colgando de la pared. Era un motivo para vivir. Cortó una tira de su propio ahu y ató la perla firmemente en torno a su cuello. Después fue a la playa, jadeando y gimiendo, pero buscando cocos con resolución. Muy pronto encontró uno y, mirando alrededor, un segundo. Quebró uno, se bebió el agua, que tenía gusto a moho, y se comió hasta la última partícula de la carne. Un poco después encontró una piragua averiada. Le faltaba el tangón, pero la vieja estaba llena de esperanzas y lo encontró antes de que terminara el día. La perla era un talismán. Cada hallazgo era un augurio. Al atardecer vio una caja de madera que flotaba en el agua. Cuando la arrastró hasta la playa notó que su contenido hacía mido, y encontró adentro diez latas de salmón. Abrió una martillándola contra la canoa. Cuando hubo practicado un pequeño orificio, sacó el aceite. Después de eso dedicó varias horas a extraer el salmón, martillando y arrancando un bocado por vez.

La injusticia inicial que arrebató a Mapuhi la perla queda restablecida por la fuerza de la naturaleza (huracán), la lucha por la vida de la anciana Nauri y un dios tiburón, el dios de los pescadores y el dios de los ladrones.

Antonio Barnés

jueves, 1 de junio de 2017

Primera mesa redonda




Mesa Redonda

Dios en la literatura contemporánea

conferencia gratuita madrid

El proyecto de investigación “Dios en la literatura contemporánea” ha organizado en Madrid su primer congreso, en octubre próximo, con el apoyo de 40 profesores y escritores, y la propuesta de quince ponencias. Esta mesa redonda ofrece variadas perspectivas sobre el tema del congreso.


Impartida por:
Antonio Barnés. Doctor en Filología. Profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha. Especialista en Tradición clásica y Literatura comparada.
Angelo Valastro. Profesor de Lenguas y Culturas Clásicas y Director de la Universidad de Mayores de la Universidad Pontificia de Comillas.
Carmen González. Profesora Titular de Filología Latina de la Universidad Autónoma de Madrid. Teatróloga de la Asociación de Directores de Escena, miembro del Instituto del Teatro de Madrid y de la International Association of Theatre Critics.
Francisco J. Palenzuela. Licenciado en Filología Francesa por la Universidad Complutense. Investigador en el campo de la Filosofía de la Religión y de las relaciones entre la Religión, la Literatura y las Artes Plásticas.
Ignacio Roldán. Doctor en Literatura Hispanoamericana por la Universidad de Navarra. Profesor de la UNIR. Director de talleres literarios.


Entrada libre hasta completar aforo


lunes, 29 de mayo de 2017

"En la plaza" de Jacques Brel





EN LA PLAZA
En la plaza calentada por el sol
una chica se ha puesto a bailar;
da vueltas y vueltas, parecida
a las bailarinas de las cajas de música.
En la ciudad hace demasiado calor,
hombres y mujeres están amodorrados
y miran por la ventana
a esa chica que baila a mediodía.
Del mismo modo algunos días aparece
una llama ante nuestros ojos;
en la iglesia donde yo iba
se la llamaba el Buen Dios;
el enamorado la llama amor;
el mendigo, la caridad;
el sol la llama el día
y el hombre bueno, la bondad.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Una ponencia estudiará la obra que Sartre escribió sobre el misterio de la Navidad

Ponente: Dra. María Fernanda Guevara Riera
Centro de Investigación de la Comunicación
Universidad Católica Andrés Bello
Caracas-Venezuela

 

El Misterio de la Navidad en BARIONÁ, EL HIJO DEL TRUENO

de Jean-Paul Sartre


O EL JUEGO DEL DOLOR Y LA ESPERANZA. Sartre (1905-1980) en 1940 cayó prisionero de los alemanes. Durante su estancia en el campo de prisioneros escribió esta primera gran obra de teatro la cual versa sobre el misterio de la Navidad. Los biógrafos y estudiosos de la obra de Sartre ocultan intencionalmente o no, la existencia de Barioná. Recordemos que el autor francés  se destacó siempre por su ateísmo y anticatolicismo militantes.

jueves, 11 de mayo de 2017

Lizzie en el teatro de situaciones sartreano

*Por María Fernanda Guevara Riera
Filósofa
Lasperplejidadesdeamerica.blogspot.com


Jean-Paul Sartre (1905-1980) es uno de los autores más representativos del siglo XX francés. Su primera gran obra desde el punto de vista filosófico es  L’être et le néant la cual apareció madura y precisa en 1943. Nos interesa mostrar en esta entrega lo siguiente: nosotros consideramos que a partir de la lectura de El ser y la nada podemos comprender con mayor alcance la obra de teatro La p…. respetuosa (1), publicada en  el 1946 y en donde el autor francés desarrolla con arrojo el malestar existencial de Lizzie, uno de los personajes principales de la obra. Veamos, entonces, nuestro recorrido.




Uno de los presupuestos básicos de la ontología sartreana es la mala fe o la tendencia originaria del cogito pre-rreflexivo de no querer asumir la existencia en tanto libertad. Para Sartre somos una nada contingente en un universo carente de Dios. El hombre en la medida en la cual es capaz de flexionarse sobre sí y de analizar cada uno de sus actos en situación tiene la

martes, 9 de mayo de 2017

Un soneto

¡QUÉ BIEN HABLAR DE DIOS!

¡Qué bien hablar de Dios en un Congreso!
¡Qué hermoso penetrar en su figura
misteriosa, intangible!¡Qué ventura
poder intervenir, os lo confieso!

Me atrevo a sincerarme: me embeleso
pensando en el Señor, y mi escritura
es un simple homenaje a su ternura,
que me tiene cautivo, esclavo, preso.

Escribir sobre Dios es preguntar
para obtener respuestas que dan vida
cuando la oscuridad es una tara.

Escribir sobre Dios es alabar
al que es, sin rubor y sin medida,
puesto que me creó porque lo amara.

Pablo Rodríguez-Osorio

                                               5 de mayo de 2017

martes, 25 de abril de 2017

El Dios de un poeta angustiado: tres poemas de Hijos de la ira, de Dámaso Alonso

INSOMNIO

Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres
(según las últimas estadísticas).

A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo en este
nicho en el que hace 45 años que me pudro,
y paso largas horas oyendo gemir al huracán, o ladrar los
perros, o fluir blandamente la luz de la luna.

Y paso largas horas gimiendo como el huracán, ladrando como
un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre
caliente de una gran vaca amarilla.

Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por
qué se pudre lentamente mi alma,
por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta
ciudad de Madrid,
por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el mundo.

Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día,
las tristes azucenas letales de tus noches?

De El grupo poético de 1927. Ángel González (comp.). Madrid: Taurus, 1976, pp. 112-113.


jueves, 30 de marzo de 2017

Poema de Izara Batres, de su poemario Tríptico, ganador del XXXVI Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo


I.

Y cómo vivir...
si la daga nítida
hiere hasta el origen del grito,
cómo se sostiene esta muerte continua,
este fin del mar.
Dios, flor de calor, núcleo infinito de las esencias,
me abrazas en este túnel, me llevas,
y yo no veo, pero creo en ti.


sábado, 25 de marzo de 2017

Hermann Hesse: Peter Camenzind

Autor: Hermann Hesse (Calw, 1877-Montagnola, 1962).

Obra: Peter Camenzind.

Fuente: 
Hermann Hesse, Peter Camenzind; traducción de Jesús Ruiz, edición de Luis de Caralt, Barcelona, 1962, pags. 137-138.

... Volví a imaginarlo, con el libro cerrado en las manos, los ojos medio entornados y la expresión pensativa. Estaría envuelto en la penumbra y el silencio mientras nosotros bebíamos, reíamos y nos divertíamos. Recordé mis palabras en Asís, cuando comenté el amor de San Francisco por todos los hombres, por todos los animales de la Creación. ¿De qué me había servido seguir las huellas del santo, llegar hasta su pequeño pueblo de Asís, hablar con sus habitantes, abismarme en sus lecturas y saberme de memoria sus cantos de amor, si dejaba que un hermano mío, un desventurado tullido, se abandonara a sus pensamientos y a su dolor mientras yo me divertía en vez de consolarle?
                Sentí una congoja en el corazón y el dolor y la vergüenza hicieron presa en mí hasta hacerme temblar de excitación. Tuve la sensación de que Dios me hablaba y que con su voz tonante me decía:

domingo, 19 de marzo de 2017

Octavio Paz: "La muerte de Dios es un mito vacío"

Fragmento de Los hijos del limo (Octavio Paz)

Negación de la religión: pasión por la religión. Cada poeta inventa su propia mitología y cada una de esas mitologías es una mezcla de creencias dispares, mitos desenterrados y obsesiones personales. El Cristo de Holderlin es una divinidad solar y, en ese enigmático poema que se llama El único, Jesús se convierte en el hermano de Hércules y «de aquel que unció su carro con un tiro de tigres y descendió hasta el Indo», Dionisio. La Virgen de Novalis es la madre de Cristo y la Noche precristiana, su novia Sophie y la muerte. La Aurelia de Nerval es Isis, Pandora y la actriz Jenny Colon. Religiones románticas: herejías, sincretismos, apostasías, blasfemias, conversiones. La ambigüedad romántica tiene dos modos, en el sentido musical de la palabra: uno se llama ironía y consiste en insertar dentro del orden de la objetividad la negación de la subjetividad; el otro se llama angustia y consiste en dejar caer, en la plenitud del ser, una gota de nada. La ironía revela la dualidad de lo que parecía uno, la escisión de lo idéntico, el otro lado de la razón: la quiebra del principio de identidad. La angustia nos muestra que la existencia está vacía, que la vida es muerte, que el cielo es un desierto: la quiebra de la religión.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Miguel Hernández: El rayo que no cesa

Autor: Miguel Hernández (Orihuela, 1910-Alicante, 1942).

Obra: El rayo que no cesa.

Fuente: El rayo que no cesa
. Espasa-Calpe. Madrid, 2007. Edición de Juan Cano Ballesta.




Eclipse-celestial

Una nube, redondo y puro obstáculo,
para mirarte encuentro:
sin errores de gallos,
eclipse de los cielos.

Tu luz en una umbría de blancura:
los que ven, no te vemos:
¡mucho mejor!, a oscuras,
¡la fe!, te ven los ciegos.

Tú, con naturaleza de semilla,
reducido a la mano.
Transformado en harina,
Traspuesto, Trasplantado.

domingo, 5 de marzo de 2017

Gabriela Mistral: Ternura

Autor: Gabriela Mistral (Vicuña, 1889-Hemstead, 1957).

Obra: Ternura.

Fuente: Ternura
. Espasa-Calpe. Madrid, 1979.




MECIENDO

El mar sus millares de olas
mece, divino.
Oyendo a los mares amantes,
mezo a mi niño.
El viento errabundo en la noche
mece los trigos.
Oyendo a los vientos amantes,
mezo a mi niño.
Dios Padre sus miles de mundos
mece sin ruido.
Sintiendo su mano en la sombra
mezo a mi niño.

lunes, 27 de febrero de 2017

Jaime Salom: La casa de las chivas


Autor: Jaime Salom (Barcelona, 1925-Sitges 2013).

Obra: La casa de las chivas.

Fuente: 
Teatro selecto. Escelicer, Madrid, 1971.


Páginas 228-229.

JUAN.- ¿Por qué me cuentas a mí todas estas cosas?
PETRA.- Debes saberlo todo, para que puedas perdonarme (…) Por favor, Juan, perdóname, devuélveme la paz.
JUAN.- ¿Y por qué yo?
PETRA.- Eres la única persona que conozco que puede hacerlo.
JUAN.- ¡Te repito que no soy sacerdote! Si lo fuera, debería perdonar. Ahora me cuesta demasiado no odiarte, no abofetearte… ¡No eres más que una…!
PETRA.- Lo soy, sí. Pero hasta esta mañana no he sentido la vergüenza de serlo. Ya ves, a tantos como he conocido, y va a ser ese mocoso el único que me deje huella…
JUAN.- Puede que, en el fondo, yo sea responsable de todo eso… Por no haber conseguido que entendieras las razones de Dios… Mientras defendía su Ley, tal vez olvidaba la otra, la de la caridad.
VOZ DE MARIANO.- ¡Petra! ¿Vienes o no?

viernes, 24 de febrero de 2017

Simone Weil: Poemas

Autor: Simone Weil (París, 1909-Ashford 1943).

Obra: Poemas.

Fuente: Simone Weil: Poemas. Venecia salvada, Trotta, Madrid, 2006. Edición de Adela Muñoz Fernández.

Antonio Barnés, Dios en dos poemas de Simone Weil from Antonio Barnés Vázquez on Vimeo.

A una joven rica

Climena, con el tiempo quiero ver en tus encantos
Cómo mana de día a día y brota el don de las lágrimas.
Tu belleza no es aún más que una armadura de orgullo,
Que los días transcurridos convertirán en ceniza;
No se te verá [más], exultante, descender,
Orgullosa y sin máscara en la noche del sepulcro.
¿Hacia qué destino prometido, en tu flor pasajera,
Te deslizas? ¿Hacia qué destino? ¿Qué gélida miseria
Vendrá a oprimir tu corazón hasta hacerle gritar?
Nada se elevará para salvar tanta gracia;
Los cielos permanecen mudos a la espera del día que borre
Las facciones puras, una tez dulce que un día se vio brillar.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Rosalía: En las orillas del Sar

Autor: Rosalía de Castro (Santiago de Compostela, 1837-Padrón 1885).

Obra: En las orillas del Sar

Fuente: Rosalía de Castro: En las orillas del Sar, Castalia, Madrid, 1990. Edición de Marina Mayoral.




Antonio Barnés, Dios en En las orillas del Sar de Rosalía de Castro from Antonio Barnés Vázquez on Vimeo.


4

   Era apacible el día
y templado el ambiente,
y llovía, llovía
callada y mansamente;
y mientras silenciosa
lloraba y yo gemía,
mi niño, tierna rosa,
durmiendo se moría.
   Al huir de este mundo, ¡qué sosiego en su frente!
Al verle yo alejarse, ¡qué borrasca en la mía!

domingo, 5 de febrero de 2017

Baudelaire: Las flores del mal

Autor: Charles Baudelaire (París, 1821-Londres 1967).

Obra: Las flores del mal

Fuente: Charles Baudelaire: Las flores del mal, Cátedra, Madrid, 2006. Edición bilingüe de Alain Verjat y Luis Martínez de Merlo.






I

BÉNÉDICTION

Lorsque, par un décret des puissances suprêmes,
Le Poète apparaît en ce monde ennuyé,
Sa mère épouvantée et pleine de blasphèmes
Crispe ses poings vers Dieu, qui la prend en pitié:

— «Ah! que n'ai-je mis bas tout un noeud de vipères,
Plutôt que de nourrir cette dérision!
Maudite soit la nuit aux plaisirs éphémères
Où mon ventre a conçu mon expiation!

viernes, 27 de enero de 2017

Eliot: Cuatro cuartetos

Autor: T. S. Eliot (San Luis, 1888-Londres 1965).

Obra: Cuatro cuartetos

Fuente: T. S. Eliot: Cuatro cuartetos, Cátedra, Madrid, 1999. Edición bilingüe de Esteban Pujals Gesalí.




III.

O dark dark dark. They all go into the dark,
The vacant interstellar spaces, the vacant into the vacant,
The captains, merchant bankers, eminent men of letters,
The generous patrons of art, the statesmen and the rulers,
Distinguished civil servants, chairmen of many committees,
Industrial lords and petty contractors, all go into the dark,
And dark the Sun and Moon, and the Almanach de Gotha
And the Stock Exchange Gazette, the Directory of Directors,
And cold the sense and lost the motive of action.
And we all go with them, into the silent funeral,
Nobody's funeral, for there is no one to bury.

jueves, 19 de enero de 2017

Novalis: Poemas tardíos

Autor: Novalis (Wiederstedt, 1772-Weißenfels, 1801).

Obra: Poemas tardíos.

Fuente: Novalis: Poemas tardíos, Linteo poesía, Ourense, 2011. Edición de Antonio Pau.


Antonio Barnés, Dios en Poemas tardíos de Novalis from Antonio Barnés Vázquez on Vimeo.


HYMNE

Wenige wissen
Das Geheimnis der Liebe,
Fühlen Unersättlichkeit
Und ewigen Durst.
Des Abendmahls
Göttliche Bedeutung
Ist den Irdischen Sinnen Rätsel;
Aber wer jemals
Von heißen, geliebten Lippen
Atem des Lebens sog,
Wem heilige Glut
In zitternde Wellen das Herz schmolz,
Wem das Auge aufging,
Daß er des Himmels
Unergründliche Tiefe maß,
Wird essen von seinem Leibe
Und trinken von seinem Blute
Ewiglich.

lunes, 16 de enero de 2017

Miguel de Unamuno: fragmento de El Cristo de Velázquez

DIOS – TINIEBLAS
De noche la redonda luna dícenos
de cómo alienta el sol bajo la tierra:
y así tu luz, pues eres testimonio
Tú el único de Dios, y en esta noche
sólo por Ti se llega al Padre Eterno:
sólo tu luz lunar en nuestra noche
cuenta que vive el sol. Al reflejarlo,
brillando, las tinieblas dan fulgores,
los más claros, que el mármol bien bruñido
mejor espejo da mientras más negro.
Te envuelve Dios, tinieblas de que brota
la luz que nos rechazas; escondida

viernes, 13 de enero de 2017

Gerardo Diego: Primera antología de sus versos (1918-1941)

Autor: Gerardo Diego (Santander, 1896-Madrid, 1987).

Obra: Primera antología de sus versos (1918-1941).

Fuente: Gerardo Diego: Primera antología de sus versos (1918-1941), novena edición, Espasa-Calpe, Madrid, 1980.




I
Iniciales (1918)

Poeta sin palabras

Voy a romper la pluma. Ya no la necesito.
Lo que mi alma siente yo no lo sé decir.
Persigo la palabra y solo encuentro un grito
roto, inarticulado, que nadie quiere oír.

¡Dios mío, tú el Poeta! ¿Por qué no me concedes
la gracia de acertar a decir cosas bellas?
Dame que yo consiga -merced de las mercedes-
interpretar las flores, traducir las estrellas.

Yo escucho sus secretos. Yo entiendo su lenguaje.
No el ser sordo, el ser mudo es mi condenación.
Para mí es como un alma dolorida el paisaje
y el mundo es un sonoro y enfermo corazón.

jueves, 5 de enero de 2017

Rubén Darío: Cantos de vida y esperanza

Autor: Rubén Darío (Metapa, 1876-León, 1916).

Obra: Cantos de vida y esperanza.

Fuente: Rubén Darío: Cantos de vida y esperanza, decimocuarta edición, Espasa-Calpe, Madrid, 1980.




Rubén Darío
Cantos de vida y esperanza
CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA
              I
Yo soy aquel que ayer no más decía
el verso azul y la canción profana,
en cuya noche un ruiseñor había
que era alondra de luz por la mañana.
El dueño fui de mi jardín de sueño,
lleno de rosas y de cisnes vagos;
el dueño de las tórtolas, el dueño
de góndolas y liras en los lagos;
y muy siglo diez y ocho y muy antiguo
y muy moderno; audaz, cosmopolita;
con Hugo fuerte y con Verlaine ambiguo,
y una sed de ilusiones infinita.